Aliñar carne para albondigas

cocina

Condimento sencillo para las albóndigas

Estas albóndigas se cuecen en el horno, lo que tiene varias ventajas. Requieren menos grasa, se cocinan más uniformemente por todas partes y no hay que estar todo el tiempo pendiente de que se doren y darles la vuelta si es necesario. Esto hace que la receta sea una cena fácil y sin complicaciones.

Esta receta utiliza un pequeño truco para dorar las albóndigas. En lugar de colocarlas directamente en la bandeja de hornear o asar, se utiliza una rejilla para mantener las albóndigas secas. A medida que se va cocinando, la carne picada va soltando líquido. Si las albóndigas se asientan en el líquido, pueden quedar empapadas y no se dorarán tan bien.

Compruebe si su rejilla de enfriamiento es realmente apta para el horno. Si tiene un revestimiento antiadherente, es probable que no esté diseñada para ser utilizada en el horno. Bajo el impacto del calor, el revestimiento puede romperse, y los trozos pueden acabar en su comida. Para esta receta se necesita una rejilla metálica sin revestimiento.

El diseño de la rejilla también es importante. Por ejemplo, un patrón de alambre de rejilla ofrece mucho más soporte para los alimentos, mientras que en un patrón paralelo, las albóndigas pueden deslizarse a través de los alambres si las barras están muy separadas o si las albóndigas son pequeñas.

Ingredientes de las albóndigas

Estas albóndigas se cuecen en el horno, lo que tiene varias ventajas. Requieren menos grasa, se cocinan más uniformemente por todas partes y no hay que estar todo el tiempo pendiente de que se doren y darles la vuelta si es necesario. Esto hace que la receta sea una cena fácil y sin complicaciones.

Esta receta utiliza un pequeño truco para dorar las albóndigas. En lugar de colocarlas directamente en la bandeja de hornear o asar, se utiliza una rejilla para mantener las albóndigas secas. A medida que se va cocinando, la carne picada va soltando líquido. Si las albóndigas se asientan en el líquido, pueden quedar empapadas y no se dorarán tan bien.

Compruebe si su rejilla de enfriamiento es realmente apta para el horno. Si tiene un revestimiento antiadherente, es probable que no esté diseñada para ser utilizada en el horno. Bajo el impacto del calor, el revestimiento puede romperse, y los trozos pueden acabar en su comida. Para esta receta se necesita una rejilla metálica sin revestimiento.

El diseño de la rejilla también es importante. Por ejemplo, un patrón de alambre de rejilla ofrece mucho más soporte para los alimentos, mientras que en un patrón paralelo, las albóndigas pueden deslizarse a través de los alambres si las barras están muy separadas o si las albóndigas son pequeñas.

Condimentar albóndigas para espaguetis

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas tus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos del día de partido.

En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puedes añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.

Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.

«Estas albóndigas son fáciles de preparar, tienen un gran sabor y utilizan ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.» -Diana Rattray

El chef casero calienta & come al estilo casero…

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas tus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos del día de partido.

En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puedes añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.

Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.

«Estas albóndigas son fáciles de preparar, tienen un gran sabor y utilizan ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.» -Diana Rattray