Como hacer carrillada iberica en salsa

Como hacer carrillada iberica en salsa

cocina

receta de carrillada de cerdo española

La carrillada es una parte del cerdo (también hay carrilleras de cerdo ibérico) muy apreciada por su limpieza y ternura a la hora de comer. Se suele cocinar muy lentamente guisada en una salsa de ajo, cebolla y vino. Estas Navidades la degustaremos al horno, regada con un buen brandy. Puedes darnos tu versión de las carrilleras asadas?

4. Ahora destapamos la bandeja y vertemos media copa de coñac sobre las carrilleras, ponemos el horno a 200 grados y dejamos cocer otros 30 minutos o hasta que la superficie se haya dorado y el coñac se haya reducido. Damos la vuelta a las carrilleras y vertemos el coñac restante. Cocinamos la carne durante otros 20 minutos para que se dore por ese lado. Los tiempos de cocción dependen del horno y de la calidad de la carne, por lo que es mejor pinchar las carrilleras con un tenedor para comprobar su ternura.

receta de carrillada de cerdo bbc

Las carrilleras de cerdo, como decimos en el sur (carrilleras en otros lugares), es un manjar y, si está bien hecha, es una carne que se deshace en la boca. En este caso las vamos a hacer con vino tinto, verduras y el toque campestre del romero y el tomillo. Como sugerencia, podemos acompañarlas con puré de patatas o un poco de arroz hervido.

Ponemos el vino tinto en una olla y lo cocinamos con un poco de tomillo y una cucharadita de azúcar. Mientras tanto, salpimentamos y enharinamos las carrilleras y ponemos un par de cucharadas de aceite en una sartén; doramos las carrilleras, las sacamos con una espumadera y las colocamos sobre papel de cocina en un plato.

En ese mismo aceite, rehogar la cebolla, la zanahoria y el puerro, todo bien picado. Cuando las verduras empiecen a pocharse y a tomar color, añadimos de nuevo las carrilleras y vertemos por encima el vino tinto que ha estado reduciendo a fuego moderado. Añadimos también medio vaso de agua.

Añadimos al guiso un poco de tomillo y romero picados y una pizca de azúcar. Se deja cocer durante una hora y media a fuego lento (o 30-40 minutos en olla rápida para dos). Puedes optar por triturar la salsa y echarla por encima o dejarla tal cual.

receta de carrillada de cerdo pegada

Las carrilleras de cerdo, como decimos en el sur (carrilleras en otros lugares), es un manjar y, si está bien hecha, es una carne que se deshace en la boca. En este caso las vamos a hacer con vino tinto, verduras y el toque campestre del romero y el tomillo. Como sugerencia, podemos acompañarlas con puré de patatas o un poco de arroz hervido.

Ponemos el vino tinto en una olla y lo cocinamos con un poco de tomillo y una cucharadita de azúcar. Mientras tanto, salpimentamos y enharinamos las carrilleras y ponemos un par de cucharadas de aceite en una sartén; doramos las carrilleras, las sacamos con una espumadera y las colocamos sobre papel de cocina en un plato.

En ese mismo aceite, rehogar la cebolla, la zanahoria y el puerro, todo bien picado. Cuando las verduras empiecen a pocharse y a tomar color, añadimos de nuevo las carrilleras y vertemos por encima el vino tinto que ha estado reduciendo a fuego moderado. Añadimos también medio vaso de agua.

Añadimos al guiso un poco de tomillo y romero picados y una pizca de azúcar. Se deja cocer durante una hora y media a fuego lento (o 30-40 minutos en olla rápida para dos). Puedes optar por triturar la salsa y echarla por encima o dejarla tal cual.

receta de carrillada de cerdo italiana

Hoy os traigo este delicioso y tradicional plato de la cocina española, las carrilleras de cerdo estofadas con patatas. Un plato que se sirve tradicionalmente en la cocina andaluza, aunque también es muy común en otras zonas de la geografía española. Las carrilleras son una carne magra con un importante contenido en grasa, por lo que debe consumirse con moderación.

Uno de los pasos más importantes de esta receta es la preparación previa de la carne. Es muy importante limpiar bien las carrilleras, eliminando todo el exceso de grasa y lavando bien la carne con agua fría. También es necesario cocinar sin prisas, ya que en este caso las carrilleras estarán mucho más jugosas si se cocinan a fuego lento. Además, la carne podrá soltar todo su jugo y la salsa se espesará de forma natural. Sin más preámbulos, ¡nos metemos en la cocina!