Estadio municipal el soto

Estadio municipal el soto

deportes

Estadio de fútbol de andalucía

El Estadio Municipal de Braga es una maravilla de la ingeniería moderna. Con tal afirmación, uno puede pensar que estamos hablando de un majestuoso y moderno estadio con capacidad para cientos de miles de aficionados. La verdad es que se trata de un estadio de capacidad media, para 30.154 espectadores. Entonces se preguntarán, ¿qué tiene de especial o de maravilloso?, porque está construido en medio de una montaña.

Este estadio, conocido como ‘La Roca’, fue construido en 2003 en las afueras de la ciudad portuguesa de Braga para la celebración de la Eurocopa 2004, celebrada en el país luso. A pesar de su tamaño, costó la friolera de 83 millones de euros y fue diseñado por Eduardo Soto Da Moura. Definitivamente, no hay ningún estadio similar en el mundo.

Como hemos dicho, el estadio está en medio de una montaña. Se construyó en una cantera cercana a la ciudad de Braga y sólo tiene gradas en el lado del campo. Al fondo está la roca de la montaña y al otro, hay un espacio abierto con una vista espectacular de la ciudad. Posiblemente se pierdan algunos balones pero desde el punto de vista estético, es una belleza para el espectador.

Estadios de la liga

El encargo, realizado en un concurso de ideas, fue para una ampliación de las instalaciones deportivas municipales para la academia de fútbol infantil y juvenil de Soto de la Marina. La grada de espectadores corresponde a la primera fase de las obras de ampliación previstas.

Este edificio debía ubicarse en un espacio impreciso que quedaba entre el campo de fútbol y un complejo de viviendas. Cómo abordar este espacio, más allá de los límites estrictos de la construcción, era un objetivo más del proyecto: crear un lugar donde no lo había.

Al tratarse de un equipamiento público, el proyecto mira más allá de su uso exclusivamente deportivo y, utilizando la manipulación topográfica como estrategia, crea un pequeño parque de formas suavemente onduladas, atravesado por un camino que introduce un recorrido peatonal alternativo en el trazado urbano del municipio.

Sobre este nuevo perfil se organizan las rampas para que los espectadores accedan a la grada y para que los jugadores entren en el edificio, donde se construirán los vestuarios en la siguiente fase. La secuencia que lleva desde las rampas hasta una posición que da a la línea central del campo pone de relieve el ritual de los espectadores que llegan los días de partido.

Estadios en cataluña

El León Arena, también conocido localmente como Plaza de Toros de León, es un estadio en León, España. Se utiliza principalmente para conciertos musicales y corridas de toros, aunque también se ha utilizado para el balonmano y el baloncesto. El León Arena está situado a 270 metros al oeste de Antón de Soto. Foto: Pablox, CC BY-SA 4.0.

El Estadio Municipal Reino de León es un estadio de fútbol situado en León, en la comunidad autónoma de Castilla y León, España. El Estadio Reino de León está situado a 640 metros al oeste de Antón de Soto. Foto: Pablox, CC BY-SA 4.0.

La Catedral de Santa María de León, también llamada La Casa de la Luz o la Pulchra Leonina es un templo católico de la ciudad de León en el noroeste de España. La Catedral de León está situada a 1½ km al norte de Antón de Soto. Foto: Davidjimenezllanes, CC BY-SA 3.0.

Estadios en barcelona

El programa era nuevo para todo el equipo. Sin ideas preconcebidas, partimos de cero. El arquitecto estudió los requisitos funcionales y espaciales del estadio y visitamos juntos varios estadios construidos recientemente en Europa, analizando y cuestionando sus opciones.

En la arquitectura de Souto de Moura las necesidades técnicas de la construcción rigen el desarrollo del diseño. Más allá de lo que resulta de la definición de los espacios, la estética es el resultado de un diálogo intenso, exigente y estimulante entre la arquitectura y la ingeniería, por lo que la búsqueda de soluciones sólo termina cuando ambas disciplinas están satisfechas. Se acuerdan criterios claros y rigurosos para disciplinar las soluciones a las necesidades técnicas del edificio. Las soluciones técnicas deben respetarlas.

La precisión, la ligereza y la simplicidad formal son los objetivos a perseguir. El resultado debe ser sencillo en la forma y en el detalle. Pero la simplicidad sólo se consigue a través de un proceso gradual y continuo de modificaciones sucesivas que a menudo aportan soluciones muy diferentes a las ideas originales. Todo el mundo estaba abierto a cuestionar las opciones anteriores y, durante el proceso, el tiempo juzgaba a menudo si las soluciones elegidas eran adecuadas, desde el punto de vista estructural y arquitectónico, conjuntamente. En este proyecto, las soluciones «forzadas» siempre acabaron modificándose con el paso del tiempo.