El entierro del señor de orgaz el greco

El entierro del señor de orgaz el greco

viajes

análisis de el entierro del conde de orgaz

El Entierro del Conde de Orgaz es un cuadro de 1586 de El Greco, destacado pintor, escultor y arquitecto renacentista de origen griego. Ampliamente considerado como uno de sus mejores trabajos, ilustra una leyenda local popular de su época. Se trata de un cuadro excepcionalmente grande, dividido en dos secciones, la celestial por encima y la terrestre por debajo, pero da poca impresión de dualidad, ya que las secciones superior e inferior están unidas compositivamente.

El cuadro ha sido alabado por los estudiosos del arte, caracterizándolo, entre otras cosas, como «una de las páginas más veraces de la historia de España», como obra maestra del arte occidental y del manierismo tardío, y como epítome del estilo artístico de Greco[1].

El tema del cuadro se inspira en una leyenda de principios del siglo XIV. En 1323 (o en 1312), murió un tal Don Gonzalo Ruiz de Toledo, alcalde de la villa de Orgaz (su familia recibió más tarde el título de Conde, por el que se le conoce general y póstumamente). Don Gonzalo Ruiz de Toledo era descendiente de la noble familia de los Palaiologos, que dio lugar a la última dinastía gobernante del Imperio Bizantino. Caballero piadoso, el conde de Orgaz fue también un filántropo que, entre otros actos de caridad, dejó una suma de dinero para la ampliación y el adorno de la iglesia de Santo Tomé (parroquia del Greco), donde quería ser enterrado[2].

el martirio de san m…

El Entierro del Conde de Orgaz es un cuadro de 1586 de El Greco, destacado pintor, escultor y arquitecto renacentista de origen griego. Ampliamente considerado como uno de sus mejores trabajos, ilustra una leyenda local popular de su época. Se trata de un cuadro excepcionalmente grande, dividido en dos secciones, la celestial por encima y la terrestre por debajo, pero da poca impresión de dualidad, ya que las secciones superior e inferior están unidas compositivamente.

El cuadro ha sido alabado por los estudiosos del arte, caracterizándolo, entre otras cosas, como «una de las páginas más veraces de la historia de España», como obra maestra del arte occidental y del manierismo tardío, y como epítome del estilo artístico de Greco[1].

El tema del cuadro se inspira en una leyenda de principios del siglo XIV. En 1323 (o en 1312), murió un tal Don Gonzalo Ruiz de Toledo, alcalde de la villa de Orgaz (su familia recibió más tarde el título de Conde, por el que se le conoce general y póstumamente). Don Gonzalo Ruiz de Toledo era descendiente de la noble familia de los Palaiologos, que dio lugar a la última dinastía gobernante del Imperio bizantino. Caballero piadoso, el conde de Orgaz fue también un filántropo que, entre otros actos de caridad, dejó una suma de dinero para la ampliación y el adorno de la iglesia de Santo Tomé (parroquia del Greco), donde quería ser enterrado[2].

vista de toledo

Cada vez que el pintor tenía que plasmar estos rostros en su obra, utilizaba como modelos a su mujer, Jerónima de Las Cuevas, y a su hijo, Jorge Manuel.    Jorge Manuel también aparece en el Entierro del Señor de Orgaz, junto a San Esteban, señalando el tema del cuadro.    También podemos señalar que si se observa el pañuelo que sobresale de su bolsillo, se puede ver impreso el año de su nacimiento. (1578)

Si nos fijamos en la parte superior del cuadro (Cielo), podemos ver un retrato de Felipe II, personaje que aún no había muerto cuando se pintó el cuadro.    Con este gesto, El Greco quería mostrar su falta de resentimiento hacia el rey, que le había despreciado.

La mitra que lleva San Agustín en este famoso cuadro perteneció en realidad al Cardenal Gaspar de Quiroga y Vela en el siglo XVI.    Actualmente puede verse en el Museo de Tapices de la Catedral de Toledo.    Pero El Greco no sólo tomó la mitra del Cardenal Quiroga, sino que también utilizó sus rasgos faciales para representar al Santo.

wikipedia

Esta lección examina El entierro del Conde de Orgaz, pintado entre 1586 y 1588 por El Greco, un pintor con un estilo único que trabajó en Toledo, España. Considerado como la obra maestra de El Greco, el cuadro refleja el intenso ambiente religioso de la Contrarreforma española.

Un pintor de calidad únicaCuando el pintor del siglo XVI El Greco fue redescubierto por los espectadores modernos, su estilo distintivo se atribuyó a todo, desde la hipermetropía hasta el uso de hachís. Pero en realidad no es necesario llegar a tales extremos para explicar al Greco, ni las pálidas y alargadas figuras, ni la expresiva pincelada que convirtió en sus señas de identidad. Las cualidades únicas de El Greco, expuestas en su obra maestra, El entierro del Conde de Orgaz, reflejan la compleja mezcla de influencias artísticas que encontró en sus años de formación. Esta obra también refleja el deseo de El Greco de pintar cuadros que encarnen la espiritualidad católica mística que dominaba la cultura de la España de la Contrarreforma. Sin embargo, antes de ver el cuadro, vamos a repasar un poco los antecedentes de la vida de El Greco y la época en la que trabajó.