Escaleras de la plaza de españa

Escaleras de la plaza de españa

viajes

[4k] torremolinos, costa del sol, españa. pueblo, escaleras y playa

El vestíbulo es un espacio único de 90 metros de largo y nueve de alto, con una planta trapezoidal y una anchura de entre siete y 16 metros. La estructura principal de soporte de la cubierta es un arco de hormigón, que atraviesa el espacio en un solo vano en el punto más estrecho de la sala. La curva de este arco se repite a lo largo de todo el edificio como una progresión radialmente organizada en forma de espejo. Dado que los puntos de resorte deben atravesar la anchura creciente, la directriz de los pares de arcos simétricos no resueltos crea un valle marcado correspondiente a lo largo del eje longitudinal, que a su vez acuna un arco de soporte longitudinal que brota del extremo este. Entre las costillas, los paneles de vidrio translúcido montados en marcos de acero inoxidable transmiten la caída de la luz del día y enfatizan el ritmo de la estructura. Cuando el vestíbulo está en uso por la noche, un suave resplandor emana desde abajo.

plaza de españa, benalmádena pueblo españa 2016.

Anula la licencia estándar de composición en línea para imágenes fijas y vídeo en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para poder finalizar su proyecto con el material que ha descargado de su cuenta EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, por ejemplo:

Dado que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que un elemento concreto esté disponible hasta el momento de la concesión de la licencia. Revisa detenidamente las restricciones que acompañan al material con licencia en el sitio web de Getty Images y ponte en contacto con tu representante de Getty Images si tienes alguna duda al respecto. Su cuenta EZA permanecerá vigente durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

proyecto de la futura sede del ministerio de asuntos

Generaciones de acalorados debates sobre cómo debía urbanizarse la empinada cuesta de 29 metros[1] hasta la iglesia en un arcén del Pincio precedieron a la ejecución final. Dibujos de archivo de la década de 1580 muestran que el Papa Gregorio XIII estaba interesado en construir una escalera hacia la recién terminada fachada de la iglesia francesa.

El diplomático francés ante la Santa Sede Etienne Gueffier [fr] murió en 1660, dejando parte de su fortuna para la construcción de la escalera. El cardenal Mazarino, de formación romana, se interesó personalmente por el proyecto y lo confió a su agente en Roma, cuyo plan incluía un monumento ecuestre de Luis XIV de Francia, una ambiciosa intrusión que creó furor en la Roma papal. Mazarino murió en 1661, el Papa en 1667, mientras que el testamento de Gueffier fue impugnado con éxito por un sobrino que reclamaba la mitad; así que el proyecto quedó inactivo hasta que el Papa Clemente XI Albani renovó el interés por él a principios del siglo XVIII.

En 1717 se convocó un concurso que ganó el oscuro Francesco de Sanctis, aunque durante mucho tiempo se pensó que Alessandro Specchi había realizado la obra ganadora. Poco se sabe del arquitecto, que fue favorecido por los franceses en el proceso de diseño. Su dibujo fue grabado por Girolamo Rossi en 1726, con una larga dedicatoria a Luis XV[2].

la escalera de españa, roma [hd]

El Parque de María Luisa situado en Sevilla ( España ) es el jardín público o parque más famoso de la ciudad y uno de sus pulmones verdes . Recientemente ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Se inauguró como parque público el 18 de abril de 1914 con el nombre de Parque Urbano Infanta María Luisa Fernanda.

Estos espacios, que en principio formaban parte de los jardines privados del Palacio de San Telmo, fueron donados en 1893 por la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, duquesa de Montpensier, de la ciudad. En el parque se construyó la Plaza de España y América con motivo de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, constituyendo uno de sus principales atractivos.

En 1929, Sevilla acogió la Exposición Universal Iberoamericana, ubicada en el célebre Parque de María Luisa. Fue diseñado por Jean-Claude Nicolas Forestier. Todo el extremo sur de la ciudad se convirtió en una extensión de jardines y grandes bulevares. El centro del mismo es el Parque de María Luisa, de «estilo paradisíaco morisco», con media milla de: fuentes de azulejos, pabellones, muros, estanques, bancos y exedras; exuberantes plantaciones de palmeras, naranjos, pinos mediterráneos y parterres estilizados; y con arcos ocultos de vid. En él se construyeron numerosos edificios para la exposición.