Pueblo mas alto de extremadura

Pueblo mas alto de extremadura

viajes

Historia de extremadura

En el semestre frío, las perturbaciones procedentes del Atlántico pasan con bastante frecuencia (al oeste, la región limita con Portugal), pero también hay periodos soleados. En invierno, en los periodos de buen tiempo, puede hacer frío por la noche, la temperatura puede descender ligeramente por debajo del punto de congelación, y puede formarse niebla.

En verano, prevalecen las altas presiones de las Azores, pero debido a la continentalidad y a la posible entrada de aire caliente procedente de África, hay varios días abrasadores, con máximas que pueden superar los 40 °C.

La región está ocupada en su mayor parte por una llanura y colinas bajas, entre 200 y 450 metros (650 y 1.450 pies) sobre el nivel del mar. La principal ciudad, Badajoz, se encuentra a 185 metros. La capital, Mérida, está a 215 metros, Plasencia a 415 metros y Cáceres a 450 metros.

Las precipitaciones en Extremadura no suelen ser abundantes, y varían entre 400 y 600 milímetros al año en las principales ciudades. En las montañas, alcanza los 1.000 mm en la Sierra de Guadalupe (o Sierra de las Villuercas), y supera los 1.500 mm en la Sierra de Gredos.

Lenguas extremeñaslengua hablada

La región, que cuenta con un enorme superávit energético y alberga yacimientos de litio, está a la vanguardia de los planes españoles de transición energética y descarbonización, que se enfrentan a la preocupación por el colonialismo energético.

La superficie de Extremadura es de 41.633 km2, lo que la convierte en la quinta comunidad autónoma más grande de España. Está situada en la Meseta Sur (una subdivisión de la Meseta Central española).

El punto más alto de Extremadura, el Calvitero (o El Torreón), de 2.401 m,[4] se encuentra en el Sistema Central, en el extremo nororiental de la región, en el límite con Castilla y León. Las principales subcadenas del Sistema Central en Extremadura son la Sierra de Gata y la Sierra de Béjar.

Lusitania, antigua provincia romana que incluía aproximadamente el actual Portugal (excepto la zona norte hoy conocida como Región Norte) y una porción central occidental de la actual España, abarcaba en aquellos tiempos la actual Comunidad Autónoma de Extremadura. Mérida (actual capital de Extremadura) llegó a ser la capital de la provincia romana de Lusitania, y una de las ciudades más importantes del Imperio Romano.

La población extremeña

La región, que cuenta con un enorme superávit energético y alberga yacimientos de litio, está a la vanguardia de los planes españoles de transición energética y descarbonización, que se enfrentan a la preocupación por el colonialismo energético.

La superficie de Extremadura es de 41.633 km2, lo que la convierte en la quinta comunidad autónoma más grande de España. Está situada en la Meseta Sur (una subdivisión de la Meseta Central española).

El punto más alto de Extremadura, el Calvitero (o El Torreón), de 2.401 m,[4] se encuentra en el Sistema Central, en el extremo nororiental de la región, en el límite con Castilla y León. Las principales subcadenas del Sistema Central en Extremadura son la Sierra de Gata y la Sierra de Béjar.

Lusitania, antigua provincia romana que incluía aproximadamente el actual Portugal (excepto la zona norte hoy conocida como Región Norte) y una porción central occidental de la actual España, abarcaba en aquellos tiempos la actual Comunidad Autónoma de Extremadura. Mérida (actual capital de Extremadura) llegó a ser la capital de la provincia romana de Lusitania, y una de las ciudades más importantes del Imperio Romano.

Cáceres

En lo alto de las montañas, del «Valle del Jerte», hay un pueblo llamado Piornal. Es el pueblo más alto de Extremadura, una región de España que se encuentra al oeste de Madrid y limita con la vecina Portugal.    Todos los años, los habitantes de Piornal celebran la tradicional fiesta del Jarramplas, que cuenta con muchos adeptos tanto de la población local de Extremadura como de visitantes de todas partes. Se basa en una tradición muy antigua, en la que se lanzan abundantes nabos a bocajarro, sobre una persona disfrazada de Jarramplas, que se dice que era un cuatrero. La persona que representa a Jarramplas se viste con una armadura decorada con cintas de colores y recibe su castigo, cada año, en la fiesta de San Sebastián.

Jarramplas recorre la calle de Piornal, concretamente en dos fechas, el 19 y el 20 de enero. Lleva la cara cubierta con una máscara cónica con dos cuernos salientes y una nariz muy definida. Hace sonar un tambor y las cintas de colores acompañan sus movimientos. A veces corre y otras se acerca al público, que le bombardea sin piedad con nabos, a veces muy grandes.